Victoria y Abdul | Crítica-reseña

Victoria y Abdul
iDigitalFilms

La reina Victoria y Abdul es la nueva cinta de Stephen Frears (Florence Foster Jenkins, 2016; Philomena, 2014), que nos relata una historia basada en hechos reales, adaptando la novela homónima escrita por Shrabani Basu en 2010, ubicada en Gran Bretaña, en tiempos victorianos, hacia el año 1887.

Frears intenta develar una verdad que fue callada inmediatamente después de la muerte de la monarca en el año 1901, mostrando la relación cercana que se dio entre estos tan distintos personajes, valiéndose de una producción que resulta atractiva por los entornos que enseña. Los lujosos palacios, los bellísimos espacios exteriores fotografiados impecablemente, los espléndidos vestuarios y los ostentosos banquetes, en los que todo funciona con una perfección coreográfica, se vuelven sumamente encantadores para retratarlos y sirven para complementar estética y visualmente la acción. De tal forma que como invitados asistimos a los preparativos de los jubileos y somos testigos del desfile de sirvientes que, en sincronía, atienden a la reina y sus comensales, del despliegue de comida y lujos que implicaba un festín en la corte victoriana. También nos participan de las excentricidades de las que era capaz la reina, sus caprichos y hasta su hartazgo por mantener las formas requeridas en la corte a una edad en la que solo le interesa descansar.

 

Stephen Frears se embarca de nuevo en un filme sobre la realeza británica porque encuentra en este hecho histórico una tierna historia que posee múltiples ingredientes. Por un lado es una divertida comedia con la típica flema inglesa, además posee ligeros apuntes dramáticos, aunque lo más interesante es la gruesa capa de barniz de crítica social que posee. Este ancla la trama a la más rabiosa actualidad sociopolítica que vive la sociedad británica. El motivo es que tras los diversos atentados sufridos en Londres, existe un movimiento xenófobo emergente contra todo aquel que profese la religión musulmana. Frears encuentra en esta bella historia de amistad entre una monarca y un plebeyo todo un canto a la tolerancia y la diversidad. Esto la convierte en un filme de imprescindible visionado desde el punto de vista argumental.

Le falta, eso sí, un paso menos drástico entre la comedia y el drama, sobre todo en los momentos en que lo trágico parece apoderarse de la trama ensombreciendo el candor hasta hace poco concedía. Pero tanto Dench como Ali Fazal logran una comunión entre sí, y con el espectador, única.

Hector Gonzalez

Fundador y Director Ejecutivo de iDigitalFilms, Productor - Director Ejecutivo de el Cecehachero Film Fest y Coordinación audiovisual de la Red Mexicana de Festivales Cinematográficos - RedMexFest. Fotógrafo amateur amante del cine, emprendedor y empeñado a aportar, crear y materializar sueños.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked. *