The rope y el suspense según Hitchcock | Kinetoscopio Clásico

Kinetoscopio Clásico
Crítica de The rope
Por: Luis M. Leyva

Kinetoscopio clásico es nuestro espacio en iDigitalFilms donde hablamos sobre el cine desde su nacimiento hasta 1950.

Cuando hablamos del suspense existe un cineasta que es imposible no mencionar, Alfred Hitchcock el nombrado maestro del suspense. Él explicó su importancia en el cine y cómo funcionaba este elemento que, comúnmente, se llega a confundir con un género cuando es, más bien, una parte fundamental de todo el cine. Su técnica y maestría ha sido estudiada por años a través de su basta filmografía.

Hay una frase común de Hitchcock en la cual explicó qué es el suspense, parafraseando al maestro la cita dice más o menos así: “Imagine que hay una bomba debajo del sofá, Un hombre llega y se sienta tranquilamente en el lugar, el hombre ignora completamente el peligro y lo qué está sucediendo, sin embargo el espectador sabe de la presencia de la bomba. Ese es el suspense.”. A simple vista esto parece una aproximación vaga sobre lo qué es dicho elemento, sin embargo la filmografía de Hitchcock esta empapada de situaciones iguales a esta. Sucede en Psycho cuando el investigador se acerca al lago; Norman  (y los espectadores) sabemos que ahí se encuentra el cuerpo de Marion Crane, mientras que el investigador lo desconoce, lo cual genera un ambiente de incertidumbre y expectativa incomparable. Sin embargo no hay un ejemplo más perfecto que The rope (La soga) para observar lo que hablaba Hitchcock, por eso hoy en Kinetoscopio clásico hablaremos de este icónico filme del maestro del suspense.

The rope comienza de manera contundente, al más puro estilo Hitchcock, con un asesinato. Philip (Farley Granger) y Brandon (John Dale) asesinan a su amigo David… ¿La forma? Asfixiado con una soga. Deciden esconderlo en un pequeño mueble que se encuentra en el centro de la sala, sobre él ponen un mantel y velas para evitar que éste sea revisado, a su vez que tratan de establecer un ambiente para una fiesta que está por comenzar. Los invitados llegan y se acomodan en la sala, donde los personajes interactúan, exponen sus relaciones interpersonales, pero sobretodo se preguntan dónde está David.

Y… eso es todo, sin más, por supuesto poco a poco el misterio se desarrolla con base en las personajes, pero la verdad es que The rope se consolida como la materialización, en un filme de 80 minutos, de la famosa frase del cineasta ingles, Esto más allá de ser una desventaja, o convertirse en algo monótono, se vuelve en el perfecto experimento que demuestra la veracidad de las palabras del cineasta, y es una muestra infalible de las posibilidades que puede haber en una premisa tan sencilla para tener al espectador en el filo de su asiento. Los personajes ignoran el cadáver, pero el espectador sabe que está ahí (tal como sucede con el ejemplo de la bomba) lo cual, al igual que en Psycho mantiene un sentimiento de expectativa, misterio, incertidumbre, miedo; es decir, suspense en su máximo esplendor.

Por otra parte, tal como mencione en mi crítica de Citizen Kane, David es un personaje que no existe, sin embargo hay un marco de referencia que se crea a su alrededor y que nos ayuda a construirlo como personaje con base a lo qué los demás mencionan de él. A pesar de eso David persiste todo el filme como un personaje misterioso, que al final no es importante conocer, tampoco es importante conocer las razones por las que Philip y Brandon decidieron asesinarlo, ¿por qué? Porque Hitchcock sabía que lo interesante en The rope no era lo que precedia al momento, sino el momento crucial y la interacción que surgiría a través de los personajes. Esto acompañado de una enorme importancia en el perfil del asesino, Philip, que se construye y se profundiza mientras el filme avanza, aunque nunca se comprende del todo.

Además de todo lo que he dicho sobre The rope, hay un elemento que la hace aun más particular e inolvidable, está completamente filmada en plano secuencia, claro hay cortes, pero estos son escondidos de tal manera que parezca todo parte de una misma toma, por este mismo motivo está filmada en tiempo real, es decir que su duración es de 80 minutos, que son, a su vez, el tiempo que pasa en el filme. Más allá de la maravillosa técnica que manejó Hitchcock para realizar estas tomas, lo relevante es la importancia que pone en filmar su obra en tiempo real. Como ya dije el filme tiene especial cuidado en la situación, mientras que los demás elementos se quedan apartados, la idea de filmar así es retratar de la forma más exacta la situación que propone Hitchcock.

The rope se consagra como el perfecto ejemplo de lo que es el suspense para el maestro Alfred Hitchcock, quien no sólo maneja y juega de manera fantástica con este elemento, sino que lo hace con una técnica impecable y que deja en claro que The rope no es una historia, sino un momento en una historia que no es realmente tan importante como en lo qué termina. Sin duda alguna es un ejemplo de porque este gran cineasta fue el maestro del suspense.

Solo como anotación. En los créditos los personajes son presentados como David y después Sus amigos, Su novia, La sirvienta y Otros. Presentando, o más bien concluyendo la historia, como si Hitchcock nos contará la noticia del asesinato de David y la gente que vivía a su alrededor.

The rope (1948)

Director: Alfred Hitchcock
Guion: Ben Hecht y Arthur Laurents
Reparto: James Stwart, John Dall, Farley Granger
País: Estados Unidos
Duración: 80 minutos.

 

Luis Martínez Leyva

Escritor en iDigitalFilms. Organizador y coordinador de talleres en el Cecehachero Film Fest. Cineasta y crítico. Apasionado por el séptimo arte, su análisis y realización.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked. *