RESEÑA-CRÍTICA DE EL ACORAZADO POTEMKIN

El acorazado Potemkin
de Serguéi M. Eisenstein

Reseña crítica
Escrita por: Luis M. Leyva

 

acorazado_potemkin“El espíritu de la revolución planeó sobre la tierra rusa. La personalidad individual, sin apenas tiempo de tomar conciencia de sí misma se disuelve en el grupo y éste se disuelve en el movimiento revolucionario.”. Esta es la frase con la que comienza este filme dirigido por Serguéi Eisenstein y, desde un inicio, nos advierte los tintes sociales y políticos bajo los que se desenvolverá la trama. El acorazado Potemkin es una película con alto contenido social, pues no es sólo la representación fílmica de la revolución de bolchevique de 1905, sino que también es una protesta y una incitación para despertar el espíritu revolucionario de cada uno.

Como dije antes, la película es una representación de la revolución de bolchevique de 1905. El filme, ambientado en esta época, gira entorno a la tripulación de el acorazado Potemkin, la cual se revela ante la tiranía de los generales, quienes los trataban como esclavos y los alimentaban con carne podrida. Esto aunado al espíritu nacionalista de la época hace que la tripulación tome el acorazado para revelarse ante la opresión y comenzar la revolución.

Ahora pues, en cuanto a nivel de contenido y a su mensaje político-social, me parece interesante resaltar algunas metáforas que se Potemkin02pueden encontrar durante la película; como sería la carne podrida, la cual es la misma que comienza el levantamiento de la tripulación del Potemkin. Dicha carne puede verse siendo devorada por gusanos los cuales, en algún momento de la película, pareciese son la representación de la misma tripulación, la cual se encuentra unida para devorar a un objetivo más grande. Cabe resaltar que dicha metáfora se logra con base a cortes que superponen algunas tomas con otras. Ahora pues, otra analogía importante que se puede observar es la de la bandera roja que se alza sobre el mástil mayor en el momento en que el Potemkin es tomado, la cual representa a la revolución y también a la victoria de la tripulación contra el tirano. Incluso, si se me permitiese rebuscar un poco, la bandera es también una representación del castigo que el almirante iba a ejercer sobre algunos marineros, pues éste los amenazó de colgarlos en el mástil del Potemkin, por lo tanto el colgar la bandera es, desde una interpretación personal, colgar al tirano.

El acorazado Potemkin es una maravilla, no sólo a nivel de contenido con su mensaje político-social, sino también a nivel técnico. Eisenstein revoluciona el lenguaje cinematográfico, le añade características y encuentra la forma de manejarlo para maximizar el placer estético, una prueba de esto es, como lo dije antes, la forma en que realiza cortes entre planos para crear metáforas y para reforzar la narrativa. Por otra parte, además de crear estas metáforas, Eisenstein nos trae escenas que son sublimes y que revolucionaron la forma de narrar historias en el cine. La escena del funeral de Vakulinchuk, por ejemplo, es uno de los momentos más bellos jamás filmados en la historia del cine, todo encaja a la perfección generando una armonía entre sus elementos, la fotografía, la dirección, la música e incluso los “diálogos” (Los cuales en el cine mudo eran expresados mediante carteles explicativos) crean un momento que se adentra en lo más hondo del espectador, y así funciona a la perfección.

El acorazado Potemkin es un mensaje de revolución, pero también es una representación de la sociedad, la cual es comúnmente reprimida cuando se revela ante la autoridad. A la par de esto, el filme habla de la unión entre el pueblo y de la difusión de un sentimiento de nacionalismo. Incluso, se podría decir, que ese es el fin último de la película, mostrar la unión entre semejantes para desafiar a alguien más grande, es por eso que el final de la película son 10 minutos de un increíble suspenso y despliegue audiovisual en el cual se encuentra la tripulación del Potemkin preparada para disparar contra sus hermanos, porque así el final del filme representa la unió no sólo de más personas, sino que también de toda la nación a su causa. Todo esto, y lo mencionado hasta el momento, hace de El acorazado Potemkin una de las mejores cintas en la historia del cine.

 

escaleras-de-odesa

 

Luis Martínez Leyva

Escritor en iDigitalFilms. Organizador y coordinador de talleres en el Cecehachero Film Fest. Cineasta y crítico. Apasionado por el séptimo arte, su análisis y realización.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked. *