LINTERNA VERDE. ¿EL INICIO DEL DECLIVE DE DC EN EL CINE?

By / 1 año ago / Kinetoscopio, XXI / No Comments

Escrita por Erick Suaste-Molina.

KINETOSCOPIO XXI es un espacio en el que comentamos películas estrenadas entre el 2000 hasta el año actual, que han dejado huella –para bien o para mal- en los primeros años del siglo XXI.

A estas alturas, casi todos hemos visto esa película de moda llamada Escuadrón Suicida (Suicide Squad, David Ayer, Estados Unidos, 2016). Como sabemos, la adaptación al cine del equipo creado por Robert Kanigher & Ross Andru, y John Ostrander para los cómics de la casa DC, es parte de un proyecto que pretende ampliar el universo de dicha casa editorial en la pantalla grande. Su primer fin de semana fue un éxito en la taquilla global, pero a ello le precedió una semana difícil con la crítica, obteniendo un penoso 26% en el tomatómetro del sitio Rotten Tomatoes. Por ponerlo en palabras coloquiales: ¡la madrearon! ¿Es tan difícil adaptar los cómics de DC al cine? En idigitalfilms nos dimos a la tarea de buscar las películas de DC que al igual que Suicide Squad, cuentan con una calificación reprobatoria y acto seguido, la haremos de abogados del diablo para saber si realmente eran tan malas. Esta es nuestra primera entrega.

CASO: Linterna Verde (Green Lantern, Martin Campbell, Estados Unidos, 2011). Basada en el cómic del mismo nombre, creado por el artista Martin Nodell y el escritor Bill Finger.

PRIMERA APARICIÓN EN CÓMICS: Julio de 1940 en All American Cómics #16.

PROMEDIO EN EL TOMATÓMETRO: 26%

CONSENSO DE LA CRÍTICA: “Ruidosa, sobre-producida y pobremente escrita, Linterna Verde es un despilfarro de presupuesto y décadas de mitología en el cómic.” (Traducido del sitio Rotten Tomatoes).

 ¿Era para tanto? Tras el éxito de la nueva trilogía de Batman dirigida por Christopher Nolan (que vería su final un año después del estreno de Linterna Verde), DC y Warner Bros., quien actualmente tiene los derechos de los superhéroes de dicha casa editorial, encontraron un terreno propicio para ampliar la adaptación de las historias de DC. Después de todo, no les estaba yendo tan mal; Batman fue un éxito de taquilla y crítica, pero a ello se sumaban célebres antecedentes como Superman Regresa (Superman Returns, Bryan Singer, Estados Unidos, 2006) que tuvo “certificado de frescura” en Rotten Tomatoes por su promedio de 76% en críticas; V de Venganza (V For Vendetta, James McTeigue, 2006), adaptada de la novela gráfica de Alan Moore, logró un 73% de promedio, también con buenos resultados en el box office. Los Vigilantes (Watchmen, Zach Snyder, Estados Unidos, 2009), también basada en un trabajo de Moore, tuvo un resultado menor con 65% en el tomatómetro, lo cual no es realmente un fracaso aparatoso en crítica y la película generó muchos debates acerca del camino que tomaría el cine de superhéroes en los años por venir.

            Con esos antecedentes, más las tecnologías actuales que brindaban los medios necesarios para adaptar la complejidad gráfica de una historieta como Linterna Verde, la mesa estaba bien servida para esta película. ¿Resultado? Una decepción en crítica, y en taquilla apenas salió tablas con la inversión de 200 millones de dólares para su producción, lo cual canceló los planes de Warner Bros., para una secuela. ¿Qué salió mal? Después de todo, la película conservó la historia básica de Green Lantern: Hal Jordan (Ryan Reynolds), un aguerrido piloto de pruebas para la compañía Ferris Aircraft, es elegido por el anillo de Abin Sur (Temuera Morrison), quien era miembro de una fuerza intergaláctica llamada Green Lantern Corps, creada por los Guardianes del Universo. Cuando Abin Sur es atacado por Parallax, un ente devorador de galaxias a quien el propio Abin había exiliado hace años, el guardián se ve forzado a aterrizar en La Tierra. Antes de morir, su anillo elige a Hal, pues ve en él las cualidades necesarias para portarlo: es un hombre que sabe enfrentar el miedo.

            Los principales elementos criticados fueron el mal planteamiento del guión, la inconsistencia en el tono de la película y el uso excesivo de efectos generados por computadora. Empecemos por esto último: Linterna Verde nos presenta un universo en el cual, existen diversas razas alienígenas vigilando galaxias desconocidas por el hombre; cuando se unen, forman un brillante uniforme verde alimentado por la voluntad de hacer el bien, y con el anillo, sus pensamientos toman forma, convirtiéndose en herramientas con las que pueden derrotar el enemigo. Quien planteó este mundo tuvo mucha imaginación. Así pues, era determinante contar con la tecnología adecuada para representar algo que estuvo primero en la mente y luego en el dibujo.

GL-0061 (L-r) RYAN REYNOLDS as Green Lantern and Tomar-Re, voiced by GEOFFREY RUSH, in Warner Bros. PicturesÕ action adventure ÒGREEN LANTERN,Ó a Warner Bros. Pictures release.

            Si, para ello se requerían escenarios digitales. El problema con lo digital es saber en cuál punto se atraviesa el límite entre lo orgánico y lo artificial. Es decir, el CGI debería prevalecer como una referencia natural hacia el espectador, creando un efecto de verosimilitud, incluso cuando se trate de crear mundos imaginarios. Quizá ese fue el problema de los efectos especiales de este filme: aunque construyen un espectáculo visual llamativo, uno como espectador no puede dejar de pensar que lo digital está ahí, presente, evitando esa sensación de naturalidad. El asunto, según mi enfoque, no es el uso de muchos efectos, sino la forma en cómo fueron explotados. Aun así, se le debe dar el beneficio de haber creado ese espectáculo. Debemos entender que Green Lantern no podría haberse realizado para el cine, sin contar con la digitalización.

            Por otro lado, se criticó el tono, es decir, la emoción que debe transmitir un filme al espectador. Se decía que no había un balance entre el dramatismo y el chiste fácil (sí, ese al que recurre Marvel constantemente). No estoy de acuerdo con el comentario que indica una falta de precisión en el tono, al contrario, encuentro un desarrollo correcto del camino del héroe que se debate entre el miedo y el deber, tratando de aderezar sus preocupaciones con malas bromas como un tipo de mecanismo de defensa. Es precisamente Ryan Reynolds quien realiza un buen trabajo, al mostrar una transformación completa: de ser un hombre irresponsable a aceptar la carga de salvar a la humanidad, abrazando lo que el anillo vio en él, es decir, la capacidad de enfrentar sus temores. Es este personaje central el que asienta el tono de la película, auxiliado por buenos personajes secundarios, particularmente Thaal Sinestro (Mark Strong), quien reta a Hal, al punto de hacerlo comprender que sus habilidades son tan grandes como su voluntad.

            ¿No se trata de eso el cine de superhéroes? Spiderman fue quien nos dijo que con un gran poder, llega una gran responsabilidad. Esta filosofía alimenta el delineamiento de muchos personajes de cualquier casa editorial. Es incluso, un camino trazado en los cuentos maravillosos desde hace muchos años; los mitos mesiánicos siempre nos han dicho que llegará un salvador, elegido por sus cualidades de bondad, fuerza, sabiduría y liderazgo, para guiar a la humanidad a un destino apartado de la perdición. Y en ese camino, debe existir una prueba, un obstáculo que nuestro héroe resuelve para así, transformarse en la persona que estaba destinada a ser. Sucedió con Jesucristo, pasa en Juan sin Miedo y otros cuentos, y ocurre con los superhéroes. Lo anterior le sucede a nuestro Linterna Verde, él atraviesa esa misma ruta.

             Esto me conduce a pensar que los problemas de guión no son tan graves, salvo ciertas decisiones apresuradas: hay un mal trazo del villano, eso salta a la vista; Hector Hammond (Peter Sarsgaard) es un arquetipo mal explotado, su patetismo (entendido como sinónimo de perdedor) resulta desagradable y el propio actor luce incómodo con el personaje. Por tanto, su muerte es casi una decisión apresurada que introduce al verdadero villano, Parallax, quien llega tarde pues el filme se centra más en la transformación de Hal, así como su relación con Carol Ferris (Blake Lively, quien en este caso, no tuvo oportunidad de lucir el talento histriónico que la actriz si posee). Tal vez ese es el error del guión: presentar el obstáculo del héroe en un punto lejano, en el cual, también se debió acelerar la conclusión. Y si, ahí se debe reconocer un exceso de efectos digitales (aunque claro, quienes dijeron eso es porque aún no se enfrentaban con la adaptación de The Avengers).

GL-0740 (L-r) BLAKE LIVELY as Carol Ferris and RYAN REYNOLDS as Green Lantern in Warner Bros. PicturesÕ action adventure ÒGREEN LANTERN,Ó a Warner Bros. Pictures release.

      Linterna Verde no resultó el héroe que Warner Bros. esperaba. Pero si creo que se trató de un filme incomprendido. Pasó más de diez años en desarrollo, lo cual no es bueno en Hollywood; se le pensó como difícil de adaptar, por tanto, la percepción de los críticos estaba condicionada por los problemas de producción y por el nivel de dificultad que presentaba la historia, al menos en términos gráficos. Lo mismo ocurre con la actual Suicide Squad, aunque esa película responde a una lógica comercial que en este momento no compete comentar.

En el caso de nuestro Green Lantern, tal vez se debió esperar un poco más, no forzar elementos de los cómics (la inclusión de Amanda Waller es un adorno que efectivamente, no contribuyó en nada a la historia) y quizá, quitar ese gancho al final, pues no existía la seguridad de poder formar un franquicia. Pese a ello, espero haber dado argumentos para otorgarle al filme una segunda oportunidad. Recuerden que Rotten Tomatoes compila críticas. Pero la decisión, afortunadamente, siempre es del espectador. Así funciona la maravilla del cine. Además, no todo está perdido. En el universo extendido de DC planeado para el cine, se prevé un reboot de este personaje; si todo sale bien, lo veremos en el 2020. Siempre y cuando, Justice League mejore los resultados para DC en el terreno de la crítica. Respecto a la pregunta planteada en el título, podría decir que no fue Linterna Verde el inicio de un “declive”. No hay tal declive. Aún.

Linterna Verde (Green Lantern, Estados Unidos, 2011).

Director: Martin Campbell.

Guión: Greg Berlanti, Michael Green, Marc Guggenheim, Michael Goldenberg.

Protagonistas: Ryan Reynolds, Blake Lively, Peter Sarsgaard, Mark Strong, Tim Robbins, Angela Bassett.

Warner Bros.

114 minutos.

Erick Suaste

The author didn't add any Information to his profile yet.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked. *