FICM 14 | La casa de los lúpulos, Imágenes ausentes

La casa de los lúpulos
Crítica-Reseña
Por: Mario César Lerma Argueta
iDigitalfilms 

 

poster-casa-lupulosAlexander Kluge alguna vez hablo de las imágenes invisibles, aquellos sustitutos que la mente genera para rellenar algo ausente o quizá inexistente. Paula Hopf en su segundo filme parece dedicar un ensayo imaginario para algo bastante concreto, un documental de su vida.

La casa de los lúpulos funciona como un ejercicio editorial contrapuesto con narración vía texto.

Durante 22 minutos la audiencia se teletransporta a un México en la década de 1990 para conocer la historia de un padre y su hija, llena de realidades entre mezcladas con recuerdos y sentimientos por medio de un recuerdo inmediato, sus cintas de video.

Hopf entrega dentro de este ensayo algo difícil de digerir en una primera instancia, por la manera en la que fue realizado el cortometraje a veces sufre de una desconexión con lo que está siendo narrado, he aquí la ventaja pero al mismo tiempo desventaja del filme, su increíble subjetividad.

Gracias al hecho de manejarse por imágenes grabadas en el pasado la parte editorial toma un peso sin precedentes dentro del cortometraje, esto junto con el guion hacen del trabajo algo que puede mantenerse frente a una audiencia la mayoría de las veces sin embargo ocurre un momento en el que la imagen se desconecta del guion, es aquí cuando la imagen ausente entra en control del cortometraje volviéndolo algo único para cada espectador ya que cada uno le otorga una significación propia alejándolo efectivamente de algo convencional para tener un nicho dentro de la mente de cada testigo.

gaviota-lupulo

Momento congelado, imagen ausente

Las imágenes en sí no son capaces de ofrecer mucho en un valor artístico ya que no fueron hechas con esas intenciones, lo que otorga un peso es la narración entregada por medio de subtítulos y música que cumple el papel atmosférico. Precisamente por eso se trata de algo ausente, entrando al terreno de la interpretación Hopf hace sentir lo inexistente a la audiencia por medio de la realización, creando una pieza que bien puede estar abierta a muchos sentimientos y anécdotas personales pero que al mismo tiempo bien puede quedarse en algo superfluo.

La casa de los lúpulos (2016) es un documental hecho por una estudiante del Centro de Capacitación Cinematográfica (CCC) actualmente se encuentra en el festival de cine de Morelia.

Mario Lerma

Desde la UNAM al mágico internet, Woody Allen did nothing wrong, Ciencias de la comunicación, no creo ser un novato aunque todavía lo sea.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked. *