GEORGE MÉLIÈS Y EL VIAJE A LA LUNA

 

Kinetoscopio clásico es un espacio de iDigitalFilms donde nos dedicamos a hablar del cine desde sus inicios hasta la década de 1950. 

George Méliès y el viaje a la luna

Opinión
Escrita por: Luis M. Leyva

melies_georgesGeorge Méliès nacio en 1861 y murió en 1933. Se dedicó al ilusionismo y a la magia, pero más que crear ilusiones con la magia, las creó con el cinematógrafo. Fue un cineasta francés muy conocido pues fue él quien reinvento y mostró las máximas posibilidades que podía alcanzar el cine. Es reconocido a nivel internacional por sus grandes aportaciones y es la persona que consolido el cine como arte.

Si bien, como mencione en la edición  pasada de Kinetoscopio Clásico, los Lumiere crearon el cinematógrafo y ya tenían un aire de artistas con sus primeras proyecciones, pero no fue hasta George Méliès que se reinventaron las posiblidades del cine. Así como sucede con los Lumiere y con el relato que narra la proyección de La llegada del tren, existe un relato similar acerca de Georgen Méliès. Se dice que el ilusionista asistió a una de las proyecciones que realizaron los Lumiere y notó el asombro de los espectadores al ver a los objetos moverse en una pared. Méliès asombrado por lo que había visto decidio que quería realizar sus propios filmes para proyectarlos en sus funciones y fue a hacerles una oferta a los Lumiere. Los hermanos se negaron a vendérselo pues creían que la fiebre por el cinematógrafo terminaría dentro de poco debido a que se acabaría el factor sorpresa en las personas. Por lo tanto Méliès al no poder comprar el aparato decidió crear su propia versión, así pues, con su reproducción del cinematógrafo, decidio grabar a unas personas que iban caminando por las calles. Instaló su creación y comenzó a grabar, pero poco después se atoro la cinta y parte del filme se quemó. Méliès corto el filme y al proyectarlo para observar que había grabado se dio cuenta de algo muy curioso, las personas que estaban en un momento muy lejos de la cámara habían cambiado de posición instantáneamente, esto llevó a Méliès a pensar una nueva forma de hacer cine, de hacer magia.

A mi parecer Méliès, a diferencía de lo que muchos piensan, es el verdadero padre del cine. Él fue quien demostró las posibilidades del cine como arte; comenzó a jugar con las perspectivas espaciales dentro del cine, creó las ilusiones opticas, integró el color al cine y observó la capacidad de crear historias fantasticas que en otros artes eran imposibles. Revolucionó el lenguaje cinematográfico, ya no se trataba sólo de montar una camara y comenzar a grabar, ahora se trataba de filmar distintos planos, buscar otras formas de representar la realidad y montar el film de una manera especifica para crear una armonia capaz de atacar a la sensibilidad estética de los espectadores. El cine a partir de aquí no era y representar la realidad, era crear mundos nuevos. Méliès fue un genio detrás de la camara y fue un gran salto que definió las caracteristicas del lenguaje cinematográfico.

Méliès sin embargo tuvó que evolucionar su estilo. Al principio sus filmes eran muy similares a los de los Lumiere, pero poco a poco fue creando otro tipo de historias y perfeccionó un estilo unico que llegó a uno de sus puntos más altos con Viaje a la luna, la película que mostró el verdadero potencial del cine. Méliès no sólo había logrado crear un mundo cautivador y fantastico sino que logró lo imposible, enviar al hombre a la luna. Viaje a la luna es una de las experiencias más sencillas, gratificantes y bellas que puede vivir cualquier espectador, aún sin saber todo lo que logró Méliès uno puede sentir ese aire de magia que invade a las tomas. Cuando que uno ve aquella escena en que cae la bala en el ojo de la luna sabe que está viendo uno de los momentos más iconicos de la historia del cine; esa escena es la muestra ferviente que el cine puede llevar a los seres humanos a distintos mundos posibles. Por supuesto el cineasta ya había hecho trabajos similares, el más cercano a este estilo fue El viaje de Gulliver a Lilliput y el país de los gigantes, pero ni con este filme se acerca a la grandeza que tuvo con Viaje a la luna.

Viaje a la luna es uno de esos filmes que inspira. Aún hoy en día y con todas las posibilidades que ya existen Viaje a la luna despierta un sentimiento de amor y apreciación por un arte aún muy joven y que tiene muchas obras excepcionales por delante, si se ve con los ojos correctos crea anhelo en el espectador de hacer cine, magia e ilusionismo como hizo el gran George Méliès.

 

Unknown

 

Luis Martínez Leyva

Escritor en iDigitalFilms. Organizador y coordinador de talleres en el Cecehachero Film Fest. Cineasta y crítico. Apasionado por el séptimo arte, su análisis y realización.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked. *