Fragmentado | Crítica

Split, repetición obsesiva

Mario Lerma
iDigitalFilms
Crítica


Fragmentado
o Split (2016) es el filme más reciente del polémico director M. Night Shyamalan. En este nuevo proyecto se narra la historia de Barry. Él es una persona que tiene un trastorno de múltiples personalidades que lo acarrean a obedecer a una voluntad ajena que se oculta detrás del deseo de comer la carne de niñas pecadoras.

Split se siente como un proyecto profundamente personal del director. Esta frase cobra peso cuando se ve la carrera rodeada de altas y bajas que le han costado el desprecio de algunos con una burla de mayoritaria. Sus reacciones en diferentes entrevistas varían desde culpar a los críticos por no entender sus meticulosos filmes hasta ignorar las críticas como un niño burlón que niega su castigo.

Las reacciones de Barry durante su historia parecen tratar de encajar dentro de un meticuloso plan para satisfacer a la “bestia“ que es rey de las personas que poseen su cuerpo. Las metamorfosis de Barry se entremezclan con la realidad de Shyamalan mostrando a un ser encadenado por su propio ego.

El thriller “hitchcockiano“ parece ser la firma esencial de este director. En ese estilo diferentes monstruos humanos pasean sus crímenes con la audiencia pero no con los personajes, creando una atmosfera de suspenso o tensión que logra retener la atención del espectador. Ellos (el público) saben que pasa, las personas adentro de la pantalla no.

El monstruo (¿o será mejor decir monstruos?) que creó esta vez encarna(n) el estado emocional del
director en su segundo aire como alguien reconocido pero temeroso. Si Bruce Willis representaba un héroe indestructible en Unbreakable (2000) era porque Shyamalan había conquistado el mundo con una película bajo su brazo. Las cosas cambian, ahora vemos este proceso reciclarse.

El cine de autor, sea lo que cada quien entiende como eso, parece basarse en un estilo definido, de alguna manera puede sentirse la personalidad de esa persona dentro de las imágenes. En este caso parece mostrarse el ego velado por capas de misterio puesto en criaturas extrañamente familiares.

El problema consiste en que siempre es el mismo monstruo. El ego sigue pesando demasiado dentro de la mente del director. Esto causa una constante demostración de omnipotencia frente a personajes principales que, a pesar de desmarañar el misterio, nunca logran comprender por completo como funcionó.

Esto lleva al segundo punto; Split es una jugada segura gracias al mismo uso de los elementos que lo pusieron en el éxito.

La etiqueta de autor pesa demasiado en este individuo. Parece atribuir el mismo peso a los mismos elementos dictados por un ego que los considera como correctos. Esto se observa en los personajes interpretados por James McAvoy (Barry, Dennis, Patricia, Crumb, etc.) que sucumben a los mismos estereotipos de villanos anteriores, como los monstruos del bosque en The Village, los aliens en Signs o los muertos en The Sixth Sense. Fuerzas aparentemente sobrenaturales que terminan siendo impulsadas por emociones humanas.

¿Qué dice el futuro para M. Night.?

Éxito, es la palabra que parece surgir en primer plano. Pero la segunda que se mantiene nadando en la profundidad es repetición. En que dice y como lo dice

Fragmentado (2017)

Director: M. Night Shyamalan
Guión: M. Night Shyamalan
Fotografía: Mike Gioulakis
Protagonizada por: James McAvoy, Anya-Taylor Joy

Luis Martínez Leyva

Escritor en iDigitalFilms. Organizador y coordinador de talleres en el Cecehachero Film Fest. Cineasta y crítico. Apasionado por el séptimo arte, su análisis y realización.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked. *