Crítica | La la land: Una historia de amor | Oscar 2017

La la land

Crítica – Reseña
Por: Luis M. Leyva
iDigitalFilms

Hace unas semanas se celebró la 74ª entrega de los Golden globes, premios que se dedican a premiar lo mejor del cine y la televisión. Sin embargo la gran ganadora de la noche y la gran sorpresa para muchos fue La la land la nueva película de Damien Chazelle, director que sorprendió hace dos años con la maravillosa cinta Whiplash, filme que para muchos debía ser la gran ganadora de los premios oscar del 2014, sin embargo el gran premio se lo llevó Birdman. A pesar de los grandes elogios que ha recibido el director y las grandes calificaciones que ha tenido La la land, a muchos les ha parecido exagerado el nivel de importancia que está ganando la cinta y los premios que se ha llevado, siendo la ganadora de todos los Golden globes a los que fue nominada (7 de 7) y siendo acreedora de la cifra record de 14 nominaciones a los premios de la academia. En este punto pareciera que el público se ha dividido, hay gente que le parece maravillosa, y gente a la que le pareció insufrible, casi no hay puntos medios, o la amas, o la odias.

Sin embargo he de decir que a mí me pareció toda una experiencia, es una obra maestra de Damien
Chazelle.  Yo sé que con esta frase estoy coincidiendo con todo lo que la crítica ha dicho acerca del filme, y pareciera entonces que no hay mucho más que decir de la cinta, pero no, en realidad hay mucho que hablar aún de ella, y también tiene varios puntos negativos, que son los que la mayoría de la gente menciona acerca del filme. Antes que nada debo mencionar que no soy una persona de musicales, he visto muy pocos y no me siento con el suficiente conocimiento para poder hacer justicia al homenaje que crea La la land durante su primer hora de película.

La la land comienza fuerte, es contundente al decir: “esto es un musical, si esperabas algo más, por favorsal de la sala de cine”. La película no presenta ni un personaje cuando ya comienza un número musical masivo, y te confronta a la estética que el filme maneja. El empezar de esta manera me parece que es una gran decisión, sin embargo creo que es aquí cuando comienza a dividirse el público; para algunos es un numero increíble, con una gran canción y una fantástica coreografía, y para otros es más bien, un poco exagerado y desmesurado. Por supuesto para los fans de los musicales el primer numero es una oda a la época dorada de este género, pero aún así, para la otra parte es ridículo. Yo no pensé que fuera una mala secuencia, pero sí creo que es la que más problemas tiene a nivel técnico, principalmente por los problemas que tiene al manejar la luz natural del sol. A pesar de eso es una perfecta ventana para mostrar lo que será el filme y a lo que el espectador se enfrentará dentro de poco, ya que no se está viendo una película convencional (tomando en cuenta los estándares de hoy en día), sino que estamos ante un filme que no le teme a usar colores vivos y que se arriesga a usar una paleta de colores muy diversa para componer imágenes únicas y frescas, pero además es una estética versátil, que puede cambiar drásticamente según sean las necesidades de la trama.

Este último elemento es el gran fuerte del filme, la estética. Damien Chazelle encuentra con La la land, y con el género musical, un lienzo en el cual puede ser tan atrevido o tradicional como deseé, la fotografía, los colores que componen su imagen, y la estética en general destaca por eso. Esto es muy importante pues La la land no le teme a los colores, a pesar que desde un tiempo para acá la tendencia pareciera basarse tonalidades oscuras y opacas (aunque claro hay numerosas excepciones). Pero lo que hace diferente a La la land es que su propuesta visual resulta muy versátil, pasando de colores muy vivos, a unos más oscuros, según sea conveniente para el ritmo de la trama. En Whiplash, por ejemplo, los colores predominantes eran opacos y oscuros, y ese era el tono entero de la cinta, y era excelente la fotografía, pero aquí Damien Chazelle juega tanto con los elementos visuales que se vuelve una experiencia única y que pocas veces se ha visto en otro lado.

“Damien Chazelle encuentra con La la land, y con el género musical, un lienzo en el cual puede ser tan atrevido o tradicional como deseé”

A pesar de esto la trama parece ser ese punto que la arruina, y para la mayoría de las personas que piensan que el filme no es para tanto este es su principal argumento, el cual resulta muy cierto. De hecho cuando se pone en tela de juicio la trama es un cliché totalmente, no hay nada nuevo. Es la relación de amor de dos personas que al principio se odian, pero luego se aman y se apoyan para llevar acabo sus sueños, abrir un club de jazz y ser una exitosa actriz en la ciudad de los Ángeles, en este caso. Es el cliché más repetido en la historia de Hollywood probablemente, y efectivamente es algo que mancha bastante el filme a simple vista, sin embargo creo que es justificado, y más que eso creo que es inteligente ya que la trama se desenvuelve más allá del cliché.

A partir de aquí hablare partes importantes de la película y de su final. Argumentaré un poco porque creo que la trama es más inteligente de lo que parece entonces si no has visto la película mi recomendación es que la veas, es muy buena, se vuelve en una experiencia única en la cual se puede profundizar o simplificar tanto como uno quiera. Es la representación nostálgica de un amor que crees mágico pero que puede terminar en cuanto menos te lo esperas, es por esto que el filme vale la pena, porque representa los sueños y la realidad, el amor y el desamor, la esperanza y la melancolía.

 

SPOILERS

 

Como menciona anteriormente La la land, cambia conforme avanza, se vuelve más oscura, o más colorida, según se desenvuelva el argumento, sin embargo el filme puede dividirse claramente en un punto específico a la mitad de la película. En el momento en que Sebastian se vuelve un pianista famoso con el grupo The messengers y comienza a distanciarse de Mia. A partir de este punto la presentación visual del filme comienza a cambiar, y se vuelve cada vez más y más oscura. Deja de lado esos detalles estéticos tan peculiares en los musicales, podría incluso argumentarse que deja de ser un musical y se limita tan sólo a tocar ciertas tonadas en algunos momentos, pero la energía que hay al principio, los colores y la diversión se van para dar pasó a un nuevo sentimiento que se acompaña de forma argumental y estética, la melancolía.

En el momento en que se empieza a dar la separación de Mia y Sebastian el cambio de tono de la cinta es gigantesco, contrasta totalmente con lo que hizo al inicio. Para algunos esto incluso resulta en un fallo, pues pierde su cualidad de musical, sin embargo para mí está hecho de manera perfecta, porque a través del lenguaje cinematográfico plasman cómo es que ha cambiado la relación de los protagonistas y exponen que ya no será lo mismo. Es por esto mismo que defiendo la trama cliché de La la land, porque más allá de ser cliché busca ser un reflejo de una relación de amor común, busca captar y plasmar a través del cine estos sentimientos que se presentan al enamorarse de alguien. Por supuesto hay excepciones, pero creo que la mayoría ha pasado por una relación muy similar a la que se presenta La la land, donde nos enamoramos perdidamente de la que creemos es la persona correcta y entonces todo es diversión, color, energía y entusiasmo, nuestra vida entonces se vuelve un musical. La trama de La la land no es un cliché, es la vida misma, cuando la vida se vuelve musical.

Esto sale a relucir cuando se reflexiona acerca de la escena del planetario, donde Mia y Sebastian se besan por primera vez. El momento es mágico y se siente muy romántico, sin embargo hay algo que no puedes dejar de pensar al ver la escena, y es que es ridícula, exagerada. Incluso al salir de la sala de cine mi acompañante lo mencionó, y la verdad es que es ridícula, pero esa era la intención de Damien Chezelle, que fuese ridícula, y exagerada, porque el amor, cuando comienza, también lo es. La la land es un musical a medias, pues nunca alcanza esta característica después de la primera mitad del filme, y es que a partir del distanciamiento de Mia y Sebastian su relación y su vida deja de ser un musical para volverse algo más.

Para terminar quiero hablar del final, el cual es sublime, es el punto exacto para terminar el filme, un gran número musical que es tan mágico como el amor que existió entre Sebastian y Mia, que cierra perfectamente su relación. ¿Cómo cierras una película acerca del proceso de una relación común? Lo terminas como cuando tienes el ultimo pensamiento acerca de esa persona que amaste pero que ya no está contigo, cuando piensas el ‘qué hubiera pasado si yo…’. Justo el final de La la land es ese viaje por la mente de Sebastian queriendo cambiar todo lo que hizo, y tratando de culparse a sí mismo por lo que pasó, a la vez que piensa lo que hubiera pasado y la vida que hubiera tenido. El momento es mágico y se siente en toda la sala la expectativa por ver lo que pasará Sebastian cuando ve de nuevo a Mia. Sin embargo, después del último número, hay un último detalle que cierra para siempre la historia de Sebastian y Mia, y que demuestra que ambos consiguieron sus sueños y son felices por ello, tienen éxito a pesar de no estar juntos. Esa última mirada y sonrisa que comparten es de ambos felicitándose por cumplir sus sueños, y aceptando que el adiós para siempre es inminente, pues a pesar de todo lo que tuvieron sólo fue una historia más de amor más.

 

La la land (2016)

Director: Damien Chezelle
Guión: Damien Chezelle
Reparto: Ryan Gosling, Emma Stone
Fotografía: Linus Sandgren

 

 

 

Luis Martínez Leyva

Escritor en iDigitalFilms. Organizador y coordinador de talleres en el Cecehachero Film Fest. Cineasta y crítico. Apasionado por el séptimo arte, su análisis y realización.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked. *