Atómica | Crítica-Reseña

Atómica (2017)
Crítica-reseña
Por: Luis M. Leyva

tomica recupera un género que hasta hace algunos años había quedado en el pasado, es decir el género de espías; si bien James Bond nunca ha muerto, es cierto que este género habla estado escondido hasta hace tiempo, películas como Kingsman o incluso X-men:first class, han traido de vuelta a un género que con directores como Matthew Vaughn y David Leitch (director de atómica) se han renovado gracias a lo irreverente, fresca y violenta que puede ser la propuesta visual.

Atómica comienza fuerte, definiendo desde los primeros minutos el estilo que consolida a la cinta como algo fresco gracias al estilo que caracteriza a David Leitch. Aunque es cierto que otros filmes han explorado estéticas similares y gran parte de este diseño visual se debe a la novela gráfica en la que está basada, es indudable que el trabajo invertido en esta película es detallado y preciso. Luces de neón, un excelente diseño de arte que de verdad te hace sentir en los 80’s, además de un gran soundtrack atrapan al espectador desde los primeros minutos del filme.

En cuanto a la trama está se desarrolla en la guerra fría y específicamente en la caída del muro de Berlín, donde la espía Lorraine (Charlize Theron) deberá recuperar una lista que incluye los nombres de varios agentes infiltrados, además de encontrar al traidor que tiene la lista. La premisa luce sencilla, especialmente porque todo gira alrededor de la lista, sin embargo los personajes toman distintos caminos, en varias direcciones, lo que causa una gran confusión, lo que probablemente haga que el espectador termine confundido por todo el juego de alianzas y traiciones qué hay. De igual forma si no se conoce bien la situación de la guerra fria y la caida del muro de Berlín junto a su contexto puede ser dificil de comprender exactamente como estos sucesos afectan al curso de la trama.

Debo recalcar, con riesgo a sonar repetitivo, el increible apartado técnico que maneja el filme, cada pelea que hay en el filme se siente unica, perfectamente coreografeada y sobre todo real, esto se refuerza con el hecho de que Lorraine no es inmortal y, como cualquier persona, es herida facilmente, lo que hace que el personaje constantemente se encuentre llena de heridas y debil por alguna pelea. El punto máximo de estas escenas es en el plano secuencia que realizan en el edificio, un excelente plano con un despliegue tecnico y actoral impresionante que estoy ansioso de volver a ver, y estoy seguro que se volverá un referente para cualquier plano secuencia en el futuro.

El final, por otra parte, es intigrante pero deja al espectador con un tono de reflexión después del discurso

de David Percival (James McAvoy) que trata de dejar un mensaje sociopolítico que sobrepase la ficción y el tema que el filme maneja. Me pareció un mensaje muy interesante que sin embargo se pierde más adelante a causa de ciertas escenas de acción que, si bien necesarias, no ayudan a reforzar el mensaje.

Atomica se consolida para mi como una gran película que estoy ansioso por ver de nuevo, la ambientación, el soundtrack y las escenas de acción son suficientes para atrapar la atención de cualquier espectador. Además esto es acompañado de discursos sociopolíticos que encajan a la perfección con la situación social actual, y tal como lo expresa Percival durante ese final tan confuso que nos deja a todos tratando de juntar los hilos… ¿Quién gano? ¿Y cuál era el maldito juego de todos modos?.

 

Luis Martínez Leyva

Escritor en iDigitalFilms. Organizador y coordinador de talleres en el Cecehachero Film Fest. Cineasta y crítico. Apasionado por el séptimo arte, su análisis y realización.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked. *